Sobre Mi

Mi nombre es María del Rosario Cúneo, nací en Buenos Aires, Argentina. Soy de profesión economista pero siempre me sentí atraída por lo esotérico y alternativo para sentirme bien. Tuve muy buenos trabajos como economista pero nunca logré estar plena con eso ya que la sensación de que podía ser *algo más* estaba presente todos los días. 

Lo espiritual siempre me llamó la atención y después del suicidio de mi mamá a mis 17 años empecé a conectarme cada vez más con ese lado. Mas allá de eso, creo que fue mi relación con el cuerpo lo que me llevó a buscar otras respuestas, explicaciones y sensaciones. Desde que tengo uso de razón tuve conflicto con mi imagen, mi cuerpo y mi alimentación.  Recién después de terapias, meditaciones y el camino recorrido puedo entender que gracias a él estoy acá. Sin todos mis conflictos no hubiese podido realizar todo mi proceso. Mi cuerpo es mi instrumento en este camino, es el que me lleva a preguntarme más, a encontrar respuestas en otro ámbitos y es el que me empuja a elevar mi consciencia.  

En 2017 viajé a España a hacer una maestría en política, allá conocí a mi pareja y desde el 2018 estoy viviendo en Colombia con él. Con esa mudanza decidí aprovechar el cambio para buscar qué es lo que quería hacer con mi vida. Me decidí a hacer el instructorado de yoga y se me abrió un mundo de posibilidades. Pienso que yoga es eso, un camino en el cual se abre un universo nuevo, de sensaciones, de oportunidades, de autoconocimiento, observación y aceptación. 

Después de eso empecé a trabajar como profesora de yoga, hice la formación de registros akáshicos, terapia de barras y tarot, entre otras cosas. Siempre estoy estudiando y buscando nuevas herramientas de conexión y sanación para vivir más en le presente. 

Todo esto cambió mi vida y ahora quiero compartirlo con vos. Te invito a este camino de autoconocimiento, estoy acá para acompañarte en tu proceso, para que podamos crear una comunidad, un espacio de conexión y sanación. Así todas poder encontrar la magia que llevamos dentro, aceptarnos y entregarnos a que todo suceda. 

Todo es parte del plan!